domingo, 2 de noviembre de 2014

Comunidad redentorista mártir de VarsoVia

En el Memorial Provincia redentorista de Madrid, un libro en el que cada día se pueden leer los acontecimientos que con tal fecha se recuerdan, pude leer hace unos años:
6 de agosto de 1944: Mártires de Varsovia: Son cruelmente asesinados 30 redentoristas de la Comunidad de Varsovia.
 Llevaba ya unos años investigando acerca de los redentoristas martirizados en España durante la persecución religiosa de 1936, y despertó el tema mi curiosidad. Intenté buscar información, pero la lengua me dificultó conseguir datos en internet. Preguntado a varios hermanos redentoristas polacos, me remitieron a la dirección de correo de otro hermano que me podría informar más ampliamente al respecto, pero no llegó la información, quizás porque este hermano se topó con la misma dificultad que yo de la lengua. Y cuando uno no busca las cosas, estas vienen a uno. El P. Carlos Sánchez compartió en su fecebook un artículo sobre el asunto. Se trata de un artículo escrito por el sacerdote Gregorio Rodríguez en su blog en Aleteia (http://www.aleteia.org/es/religion/articulo/como-los-nazis-asesinaron-a-todo-un-convento-de-redentoristas-en-varsovia-5819421218045952?) y que quiero compartir con todos vosotros.
 
Cómo los nazis asesinaron a todo un convento de Redentoristas en Varsovia
La marea de sangre y fuego que anegó el distrito de Wola en los primeros días del levantamiento también golpeó a las puertas del convento de los padres redentoristas. 
Grupos cada vez más numerosos de los vecinos del barrio Wola y las calles circundantes están llegando continuamente a la iglesia San Clemente Hofbauer y al convento de los Redentoristas en la calle Karolkowa. Todos refieren detalles desgarradores de los brutales crímenes y los horrores de los soldados nazis. Algunos refugiados están llegando hasta aquí con la esperanza de encontrarse en un lugar seguro, para otros es apenas sólo un momento de descanso de camino a la Ciudad Vieja.
La iglesia y los sótanos están continuamente llenos de gente. Los Padres Redentoristas confiesan sin interrupción de día y de noche, distribuyen la sagrada comunión, preparan a la gente para lo peor. 
Muchos refugiados instan a los religiosos para que dejen el convento junto con la gente e intenten llegar a la Ciudad Vieja, hacia donde se replegaron los destacamentos insurgentes del distrito de Wola. Todo parece indicar en medio de las solicitudes y persuasiones, que les espera una muerte segura a manos de los criminales nazis. Los padres no quieren abandonar la iglesia, desean permanecer en sus lugares y llevar a cabo sus deberes sacerdotales, brindando ayuda a la gente.
El domingo 5 de agosto el padre Tadeusz Müller celebró en el sótano el oficio litúrgico, luego se trasladó hasta el altar y con voz conmovida informó a los fieles que los alemanes están en las cercanías. Todos son conscientes de que están en peligro de muerte. Imparte la absolución in articulo mortis y encomienda a los fieles al cuidado de la Santísima Virgen María.
Todos están aguardando el amanecer en medio de una gran tensión nerviosa y al mismo tiempo orando fervorosamente. Mientras tanto, alrededor de las dos de la madrugada irrumpen en el lugar el primer grupo de hombres de las SS, armados hasta los dientes. Su comandante manda llamar al padre rector José Kania. Le da la orden para que todos salgan inmediatamente de la iglesia, de los sótanos y del convento; anunciando que aquel que no cumpla esta orden será ejecutado en el acto.
La gran muchedumbre sale a la calle Karolkowa. En medio de disparos, maldiciones y culatazos los hombres de las SS colocan a la gente en grupos en la calle a lo largo de la fábrica Heneberg, frente a la calle Wolska. En el primer grupo se encuentran los padres, los hermanos y los clérigos redentoristas, además de los hombres, las mujeres con sus hijos. Los hombres de las SS efectúan un registro y roban objetos de valor, anillos, relojes...
De la columna sacan a los padres Tadeusz Doliński y Henryk Kotyński, les ordenan regresar al convento, donde se encuentra el padre Edmund Górski, incapaz de moverse por sus propias fuerzas.
Se da una orden. La columna se pone en marcha, a ambos lados van los SS con sus armas listas para disparar. Después de llegar a la iglesia de San Nicolás en el barrio de Wola, los SS conducen a las mujeres hasta el cementerio parroquial, y luego a la iglesia y los edificios adyacentes. 
Al amanecer el destacamento de las SS coloca a los Padres Redentoristas y a todos los hombres frente a la iglesia.
Al primer grupo, entre ellos los treinta Redentoristas, les ordenan dejar en el lugar todas las cosas, paquetes, carteras, valijas y pasar al otro lado, luego los introducen en la fábrica Kirchmayer y Marczewski de implementos agrícolas (Wolska 81) ubicándolos debajo de un cobertizo.
Varios minutos más tarde se escuchan las ráfagas de ametralladoras. Los SS conducen al segundo y al siguiente grupo de padres, hermanos, clérigos y civiles. El último es asesinado con un disparo de pistola en la cabeza, el padre José Kania, rector del convento de los Padres Redentoristas. He aquí el relato de un testigo ocular: 
“Sólo quedaba el padre superior. El tenía que mirar todo. Finalmente, después de unos cinco minutos, cuando ya el sádico agente de la Gestapo recreó su vista en la escena del crimen y en la figura del desdichado padre rector, caminó alrededor de los cadáveres, pasó al frente y apuntó al padre rector en la frente y disparó, y luego en el corazón, y así completó su obra”.
 Cesan los disparos. Las ejecuciones han concluido.Los SS ordenan a los hombres disponer los cadáveres de los asesinados uno sobre otro, los rocían con combustible y le prenden fuego...
Unas horas más tarde los nazis irrumpen en el convento y asesinan a los padres Edmund Górski, Tadeusz Doliński y Henryk Kotyński.

LISTADO DE REDENTORISTAS MARTIRIZADOS Y EDADES
Padres:
Tadeusz Doliński (64)
Edmund Górski (69)
Franciszek Kaczewski (31)
Józef Kania (59)
Józef Kapusta (28)
Henryk Kotyński (64)
Franciszek Majgier (63)
Władysław Malisz (35)
Tadeusz Müller (36)
Józef Palewski (77)
Rafał Raczko (76)
Antoni Ruciński (36)
Leonard Sanikowski (53)
Jan Szymlik (31)
Jan Świerczek (28)

Hermanos:

Franciszek Bednarz (78) 
Stefan Bogacz (27) 
Feliks Duda (66) 
Stanisław Kolak (39) 
Stanisław Krzywiński (39) 
Leon Mikołajski (25) 
Józef Poniewierski (56) 
Ludwik Roman (47) 
Bronisław Wereszczyński (27) 

Clérigos: 

Ferdynand Doleżal (21) 
Marian Dzierzgwa (20) 
Bolesław Motyka (20) 
Jan Nowakowski (26) 
Antoni Szymski (23) 
Franciszek Zasadni (21)
 
 
 
 
 
 
 
 


 

 
 








martes, 26 de noviembre de 2013

LA BEATIFICACIÓN DE TARRAGONA (13-10-2013): EL GOZO DE CELEBRAR LA VIDA Y FE DE LOS HERMANOS

(Articulo publicado en la Revista Icono. Perpetuo Socorro, año 114, n. 10 (noviembre 2013), pp. 18-23).

Como ya anunciamos, el pasado 13 de octubre se celebró en Tarragona la beatificación de 522 mártires de a persecución religiosa de 1936, entre los que estaban seis redentoristas. Presididos por el Superior General, el P. Michel Brehl, peregrinamos un amplio grupo de sacerdotes, hermanos, estudiantes, postulantes y laicos redentoristas para participar en la celebración junto a los familiares de los seis compañeros que iban a subir a los altares. Desde aquel 11 de abril de año 1962 en que se iniciaba el proceso en la catedral de Cuenca, han pasado nada menos que 51 años; los deseos y la espera de la provincia redentorista española y de los familiares se vieron agraciados con el momento que durante estos años han esperado, ver en los altares a José Javier Gorosterratzu Jaunarena, a Ciriaco Olarte Pérez de Mendiguren, Julián Pozo Ruiz de Samaniego, Miguel Goñi Áriz, Victoriano Calvo Lozano y Pedro Romero Espejo. Cuando sus nombres resonaron ante la gran asamblea, el tapiz con sus rostros fue descubierto y acogimos entre luces y palmas  la urna que contenía sus reliquias, vivimos un  momento de gran intensidad espiritual y emotiva.
Para todos, la mañana del 13 de octubre en Tarragona fue un precioso icono eclesial. El Complejo educativo tarraconense se convirtió en una encrucijada en la que se encontraron un amplio grupo de personas de todas las edades, venidas por todos los caminos desde todos los puntos de España, Europa y del mundo entero. Esta diversidad creo un gran mosaico de personas formado por el colorido de hábitos y de pañoletas que identificaban las distintas peregrinaciones. A pesar de la diversidad, todos participábamos en una misma alegría; nos unía el gozo de poder celebrar como iglesia la entrega generosa de nuestros hermanos y hermanas; de seglares, religiosos y religiosas, sacerdotes y obispos que en unas trágicas circunstancias, no renunciaron a su condición de creyentes, sino más bien, firmes en su fe, fueron generosos por su entrega y misericordiosos no guardando en su corazón rencor alguno y perdonando a quienes les privaban de la vida.
 
Entre las caras de satisfacción, se podía entrever la tensión vivida a lo largo de los años de proceso, desde que se inició la causa, superando la criba de las distintas instancias que han de revisar y estudiar la vida y muerte de cada uno de los beatificados. También el camino de preparativos de la celebración ha sido intenso para dar cabida a los más de 20000 peregrinos. Los postuladores y vicepostuladores de cada causa manifestaban el regocijo de haber llegado a la meta.

La celebración litúrgica, en la que siempre se rememora y actualiza la historia de la salvación, nos invitó a rememorar en comunión cómo el Evangelio de Jesucristo se ha hecho biografía en los 522 beatos. El seguidor de Jesucristo no se puede sustraer del momento histórico a la hora de vivir la fe; y cada momento tiene sus dificultades y sus gozos; el de nuestros hermanos fue el contexto de la guerra civil y de la persecución. Además del momento, el Evangelio es vivido por personas concretas; con sus grandezas y debilidades; personas que nacieron en unas familias, que vivieron su fe dentro de unas familias religiosas o parroquias. En ellos, los 522 beatos, en sus vidas concretas, en su apostolado, el Evangelio de Cristo se hace vida y por lo tanto biografía. Celebrar la beatificación es celebrar que las biografías de los seis redentoristas y de los 516 mártires compañeros de beatificación estaban atravesadas por Jesucristo; que intentaron hacer vida el Evangelio en medio de las trágicas circunstancias. Dejar esas biografías en el olvido es olvidar a las personas y convertir el Evangelio en un cumulo de ideas que nunca llegaran a ser vida.
Pero creer que Cristo se encarnó y que vivió en un momento de la historia en un lugar determinado, nos invita a entender que la historia se hace historia de salvación. Y estos hechos históricos no son simples datos del recuerdo, sino que la iglesia hace memoria de ellos. Y con Cristo, la historia de cada persona que le sigue se convierte en historia de salvación; historias que están llamadas a recordarse en la comunidad pues actualizan la entrega de Jesús. Mirando el gran tapiz con las caras de los 522 que se descubrió después de leer la Carta apostólica del Papa Francisco en la que estos mártires comenzaban a considerarse Beatos, nos recuerda que la historia de salvación, el Evangelio se teje con los rostros concretos de cada persona que vivió el seguimiento de Jesús e hizo vida su entrega, amor y gratuidad.

Desde los rostros de los beatos mártires, ofrecemos a nuestra sociedad un modelo de persona, el realizado en Jesucristo y prolongado en estos mártires. Este modelo de persona está caracterizado por en primer lugar por vivir desde la dimensión trascendente; Dios abre el horizonte humano y el hombre vive su condición humana como criatura divina e hijo de Dios. La fe se convierte en el horizonte personal que no agota la existencia en el presente. Pero además de la fe, la persona vive desde el amor. Amor que es entrega y gratuidad; amor que es generosidad, poniendo en juego hasta lo más preciado de sí mismo como es la vida. Los mártires nos recuerdan que la persona es sagrada y que su conciencia es presencia de Dios en cada individuo, por lo que la libertad de conciencia y la posibilidad de vivir la fe está sobre las leyes sociales, que han de garantizar los derechos y libertades individuales. Los mártires apuestan por la persona por encima de las leyes y de las ideas. Los mártires apuestan por el ser por encima del hacer; ellos murieron simplemente por ser de una determinada manera, y no tanto por lo que hicieron o dejaron de hacer. Los mártires nos ayudan a humanizar nuestra vida y nuestra sociedad; a mirar y valorar a las víctimas que la sociedad va dejando en la cuneta, víctimas de cualquier tipo de ideología. Los mártires nos hablan de esperanza, pues únicamente quien tiene esperanza hace entrega generosa de su vida. Pero también los mártires son una denuncia a las ideologías totalitarias de cualquier signo. Los mártires no lo son de un signo político, sino del totalitarismo, sea cual sea su signo. Las distintas opciones totalitarias y excluyentes tienden a generar víctimas y mártires y manipular a su favor las realizadas por los contrarios. Los mártires nos invitan a apostar por las personas, por su dignidad; a luchar por los derechos humanos. A vencer al egoísmo y con generosidad amar hasta entregar lo más preciado, para así ser más libre, auténtico y feliz. El mártir no construye su vida desde el resentimiento ni la sospecha, sino más bien desde el don y el gozo de la entrega.
Mirando al futuro, creo que la beatificación nos presenta ciertos retos a la iglesia española. El primero es el de despertar y cultivar la fe de las pequeñas comunidades, para que esta motive más nuestra opción de seguir a Jesucristo. Una fe que entusiasme y contagie a cuantos compartan el día a día con nosotros. Una fe que sea capaz de dar testimonio público de aquel y aquello que nos mueve. Si esta celebración de la beatificación ha sido el broche de oro de este año de la fe, sería una pena que todo se concluya con una bonita liturgia y no lleguemos a plantearnos de forma radical la razón por la que dieron los mártires su vida.

Si analizamos la mayor parte de las muertes de los beatos, descubriremos la fuerza de la comunidad; el pertenecer a un grupo o vivir el martirio en grupo fue una gran ayuda para ser fieles a Jesucristo hasta el final. El grupo fue ánimo, aliento y fidelidad. Basta que miremos a los redentoristas beatificados, y nos percatamos que siempre vivieron el martirio en grupo, bien con otro redentorista bien con otros sacerdotes o laicos. Esta comunión en la diversidad con la que crece la iglesia se hizo patente en el mosaico de colores y carismas que tejieron la imagen de la gran beatificación de Tarragona. Hoy más que nunca, el gran testimonio de la iglesia es el crecer en comunión desde su gran pluralidad. Es posible construir la comunión si esta nace no de la uniformidad propia de las sociedades humanas, sino del Espíritu, que es quien anima y crea la iglesia.
El martirio es una prueba de amor, que se aleja mucho de las guerras adolescentes de echar en cara quien fue peor. Lamentablemente el periodo en el que murieron los 522 beatos fue tristemente trágico, pues estaba inserto en una guerra fratricida. Sería traicionar su memoria el justificar o condenar las opciones vividas en la guerra o las muertes perpetradas justificándolas desde los mártires. Ellos murieron por un exceso de amor; una amor que les llevó a descentrarse de si mismos, para no defenderse. Un amor que les llevó a perdonar incluso a aquellos que le infligían la muerte. La tentación nuestra en estos momentos puede ser el replegar nuestra mirada sobre nosotros mismos, y olvidar que si somos iglesia es para ser levadura de amor y de fe en medio del mundo. Y para ser esa levadura de amor, solo es posible serlo desde la entrega gratuita y generosa de nosotros, como iglesia; siendo semilla de perdón y reconciliación. Los mártires nos invitan a estar cerca de las víctimas de la sociedad; víctimas del momento presente o víctimas de cualquier momento histórico.
Como elemento curioso, los mártires fueron conscientes del momento que vivían. Recordemos las palabras de los redentoristas; el beato Ciriaco Olarte dijo “el día de San Alfonso lo vamos a celebrar en el cielo”; y el beato Julián Pozo “los redentoristas no tenemos mártires, nosotros vamos a ser los primeros”. Conscientes no renunciaron a este horizonte, sino que vivieron su compromiso de fe hasta el martirio para transformar el momento desde el amor. El beato Pedro Romero salió y vivió como un mendigo en medio de ese mundo hostil. La iglesia tiene como reto seguir transformando este mundo desde su trabajo y opciones de transformación social. Mientras echaba una ojeada a los participantes en la celebración, pude comprobar que entre los consagrados que participaban había muchos que trabajaban en el mundo de la exclusión y la pobreza, en el ámbito de la pastoral penitenciaria o en colegios de niños y jóvenes que viven la pobreza cultural o la desestructuración familiar; otros procedían de las misiones en países en vías de desarrollo. La iglesia tiene un compromiso de fidelidad con nuestro mundo y con el momento histórico presente, especialmente con las situaciones de injusticia y estructuras de pecado, a las que ha de llevar un exceso de amor y entrega para que allí sobreabunde el  amor y la salvación de Dios nuestro Padre.

No podemos olvidar el mensaje de la celebración; la sangre de estos beatos no piden venganza ni piden justicia. Son vidas que hablan de gratuidad, de paz, libertad y justicia. Sangre que ha regado la mayor parte del territorio español. Estos beatos además de miembros de la iglesia eran personas, ciudadanos de la sociedad española. Desde aquí creo que los que somos parte de la iglesia  debemos colaborar para que nuestra sociedad tenga una mirada distinta de las víctimas. Una mirada reconociendo el valor de cualquier muerte injusta; dando dignidad a la vida de quienes sufrieron el horror de la guerra. Los perdedores fueron todas las víctimas, fuera cual fuera su signo o su verdugo. Pero hacerlo no desde una mirada de odio y anulación del contrario, sino desde la  búsqueda de la reconciliación verdadera, la búsqueda de la justicia para todos y la construcción de una sociedad cimentada en la paz.
La sangre de los mártires es semilla de cristianos. Pero también la sangre de los mártires es semilla de humanidad. Que los Beatos mártires redentoristas de Cuenca junto a los 516 restantes nos ayuden a seguir construyendo la iglesia y esta sociedad española en justicia y paz.

Antonio Manuel Quesada CSSR

jueves, 3 de octubre de 2013

UNA POSIBLE LECTURA DEL CUADRO DE LOS MÁRTIRES REDENTORISTAS DE CUENCA



El cuadro bellamente pintado por Belén del Pino, nos presenta la vocación misionera redentorista vivida en Cuenca (que se presenta como escenario) y que es vivida de forma martirial. El puente de San Pablo se presenta a la par como en espacio de salida a la misión de anunciar el Evangelio y el martirio que abre la vocación de los seis redentoristas a identificarse plenamente con el Redentor. El puente identifica la misión y el martirio; toda vocación misionera está llamada a vivirse en dimensión martirial.

El grupo de los seis mártires están en movimiento, en itinerancia; caminan como comunidad de misioneros que salen de misión; una vez más, nos habla de la dimensión profética de la comunidad apostólica redentorista, llamada a unirse a Cristo Redentor y firmar con su vida aquello que anuncia en su mensaje.
Cada uno de los misioneros-mártires lleva  a la mano un elemento con los que identificar la vocación misionera: el H. Victoriano lleva en sus manos la Palabra de Dios, el P. Pozo la cruz misionera; el P. Goñi el icono del Perpetuo Socorro; y el P. Ciriaco Olarte el rosario. Cuatro  elementos que identifican esta vocación misionera. El P. Pedro Romero tiene las manos en actitud de recogimiento y oración, que recuerda la necesidad de la oración para vivir como misioneros. Por último, el grupo va precedido por el P. José Javier Gorosterratzu que lleva la palma del martirio; el horizonte martirial es el horizonte propio del misionero, que anuncia el Evangelio de Cristo en medio de cualquier circunstancia.
 
Por último cada uno de los mártires lleva el elemento que sintetiza algo importante de su vida. El P. Gorosterratzu lleva la palma por ser el cabeza del grupo. El H. Victoriano lleva el libro, por ser un misionero que predicó desde la escritura, traduciendo la palabra de Dios a los escritos  espirituales que compuso para la señora que dirigía. El P. Julián Pozo lleva la cruz, pues su vida fue un configurarse con Cristo en la cruz de la enfermedad. El P. Miguel Goñi lleva el icono del Perpetuo socorro, que intenta salvar como la mejor joya de la comunidad, por su devoción mariana. El P. Ciriaco Olarte está pasando las cuentas del rosario, recordándonos que cuando fueron detenidos acababan de celebrar la eucaristía y rezaban el santo rosario. Por último, el P. Pedro Romero está en actitud de silencio, oración y recogimiento, actitud en la que vivió los últimos años de su vida; mientras tanto sus ojos contemplan a sus compañeros pues él vivió dos años más que aquellos y le tocó dar sentido a su vida desde lo acontecido a sus hermanos de comunidad.

La actitud de los seis es seguir caminando; queda mucho por hacer. La congregación del Santísimo Redentor ha de continuar anunciando a Cristo de palabra y obra, en medio de todas las circunstancias. Estos seis redentoristas te invitan a sumarte tú, consagrándote en la Congregación como religioso o incorporándote a la obra redentorista como laico que comparte espiritualidad y misión.